Política de privacidad
Aliados, organizaciones no gubernamentales y religión: los nuevos evangelios en los territorios y comunidades indígenas de Venezuela

Aliados, organizaciones no gubernamentales y religión: los nuevos evangelios en los territorios y comunidades indígenas de Venezuela

Aliados, organizaciones no gubernamentales y religión: los nuevos evangelios en los territorios y comunidades indígenas de Venezuela
Crédito foto: Worshae vía Unplash

Vladimir Aguilar Castro
Universidad de Los Andes
Grupo de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (GTAI)

Los evangelios son los nuevos alienamientos, dice José Saramago. En efecto, se trata de una palabra o acción que se pretende universal en el ámbito de los particularismos. Según el apóstol Pablo, los particularismos anticipan acontecimientos.

Algunas organizaciones no gubernamentales en el país, específicamente en Amazonas, participan de estos alienamientos. Lamentablemente, como nuevos colonialismos, acuden a la conquista del sur desde la prebenda y el engaño a los pueblos y comunidades indígenas. El modus operandi de las organizaciones de marras, en nada se diferencian de los nuevos evangelios que buscan sustituir las cosmovisiones de los pueblos y comunidades indígenas por creencias del mundo ajenas a su cultura.

Lo que es peor. Algunas religiones promueven la minería ilegal en la Amazonía venezolana, como forma de obtener el diezmo para la consolidación de sus iglesias. Sinónimo de lo anterior, ciertas organizaciones no gubernamentales impulsan supuestas iniciativas con algunas organizaciones de base indígena para debilitar a las organizaciones de los pueblos indígenas amazónicos que históricamente las han aglutinado, está vez no cobrando sino pagando el diezmo.

Ver también: Los derechos de los pueblos indígenas en Venezuela:entre largas noches oscuras y horizontes abiertos de resistencias

Esta perversa estrategia se suma a la ya larga pretensión de debilitamiento de los pueblos indígenas desde la fragmentación de sus territorios. Estos han sido los nefastos efectos del extractivismo en el país, primero hidrocarburífero y ahora minero.

En las actuales circunstancias de Venezuela nada es inocente. Hay guiones de guiones. Lo terrible de todo es que en ese juego macabro del «divide y vencerás», esas organizaciones no gubernamentales son incapaces de mirar que, las consecuencias de esos procesos alienantes, terminan afectando a los más vulnerables, que en el caso de la Amazonía venezolana, son los pueblos y comunidades indígenas.

Autor

Vladimir Aguilar Castro

Ver todos los artículos de Vladimir Aguilar Castro

Compartir

Categorías

Etiquetas

Áreas de trabajo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *